CONVENTO DOS CAPUCHOS

En Sintra (Portugal) bajo la nieblas de un mes de octubre entre la vegetación húmeda del bosque, el CONVENTO DOS CAPUCHOS, austero, extraño, celdas con puertas de medio metro.

Hoy nos queda una tenue luz en la oscuridad sobre aquel 1560 en el que un grupo de franciscanos eligió éste lugar.